LA HEROINA QUE ESTÁ DISPUESTA A LUCHAR POR EL CINE QUE LE GUSTA CAIGA QUIÉN CAIGA

domingo, 5 de abril de 2015

Los coches de Fast & Furious vuelven una vez más a arrollar las taquillas

El viernes se estrenó la séptima entrega de Fast & Furious y, como era de esperar, ha arrasado en taquilla, colocándose en el primer puesto del top ten de la taquilla estadounidense con 143 millones de dólares que, además, la convierten en el noveno mejor estreno de la historia en EEUU, justo por debajo de Spiderman 3 (Sam Raimi, 2007) -151 millones -y por encima de Luna Nueva (Chris Weitz, 2009) -142 millones -. 



A todo esto hay que añadir los 240 millones que la película ha hecho en el resto del mundo, con lo que la recaudación total de la película asciende a 383 millones de dólares. Unas cifras de lo más espectaculares tratándose de su primer fin de semana y de que la película aún no se ha estrenado en lugares como China, donde la recaudación aumentará aún más. Algunos ya vaticinan que la película tiene posibilidades de llegar a los 1.000 millones de dólares. 


Sin duda, los 250 millones que ha costado la película -el presupuesto más alto de la saga -van a estar bien amortizados. Y es que, la verdad, era algo cantado que la película de James Wan iba a arrasar de una manera tan fulminante, ya que el film viene precedido de los enormes éxitos de sus predecesoras. Además, que esta película sea el testamento del actor Paul Walker -fallecido en un accidente de coche en 2013 -también habrá influido algo.