LA HEROINA QUE ESTÁ DISPUESTA A LUCHAR POR EL CINE QUE LE GUSTA CAIGA QUIÉN CAIGA

jueves, 8 de noviembre de 2007

Diez años de confidencias

Ayer se cumplieron diez años del estreno en España de una película magnífica que, desde luego, está entre mis favoritas. Se trata de L. A. Confidential (1997), toda una joya que recuperó el clásico cine negro en una época en la que este estaba, prácticamente, olvidado. Dirigida por Curtis Hanson (Malas Influencias, La mano que mece la cuna), quién co-escribió el guión junto con Brian Helgeland (Payback, Destino de Caballero), esta película adaptaba de forma magistral la novela homónima de James Ellroy -autor también de La Dalia Negra, adaptada el año pasado por Brian de Palma -que ofrecía un amplio retrato de la ciudad de Los Ángeles en los años 50 y mostraba un mundo violento y corrupto disfrazado de falso glamour a través de una investigación policíaca.



La película estaba protagonizada por Kevin Spacey, Kim Basinger, Russel Crowe, Guy Pearce y Danny DeVito y, entre sus secundarios, se encontraban estupendos actores como James Cromwell -visto recientemente como padre de Jack Bauer en la sexta temporada de 24 -, David Strathairn (Buenas Noches y Buena Suerte) o Ron Rifkin (muy conocido gracias a las series Alias y Cinco Hermanos). En su día, fue todo un éxito de público y crítica. Lamentablemente, no le fue tan bien en los oscars, llevándose solo dos premios -el de mejor guión adaptado y el de mejor actriz de reparto para Kim Basinger -frente a los 11 obtenidos por la sobrevalorada Titanic de James Cameron.



Puede que, hoy día, haya quedado un poco olvidada por el ciudadano de a píe. Sin embargo, para los cinéfilos, esta será siempre recordada como una obra maestra y una película de culto; a parte de una de las mejores de la pasada década. Y, con el paso de los años, llegará a ser recordada como hoy se recuerdan grandes clásicos como El Halcón Maltés (John Huston, 1941), Perdición (Billy Wilder, 1944) o toda la filmografía de Alfred Hithcock. Como pequeño tributo a esta obra magna de un director, hoy día, un poco perdido, aquí dejo una de sus mejores escenas y mi recomendación a todo el que lea esta entrada para que revise esta maravilla cuando tenga ocasión; merece mucho la pena.




P. D: Por ahí se dice que Joe Carnahan (Narc, Smokin´s Aces) está dirigiendo una secuela titulada White Jazz y que iba a protagonizar Geroge Clooney, hasta que se apeó del proyecto hace poco. En realidad, esta no es la secuela, sino la adaptación de otra novela de James Ellroy en donde tenía una aparición especial el personaje de Ed Exley -al que dio vida Guy Pearce en el cine -. La verdadera secuela la está preparando Regency Enterprises -una de las productoras del film original -, de nuevo con Curtis Hanson en la dirección y los mismos protagonistas; incluido Guy Pearce, que iba a repetir el rol en el film de Carnahan, pero, dado que Regency tiene los derechos del personaje, Carnahan se ha visto obligado a suprimir el personaje.


2 comentarios:

Hiroshige dijo...

Esta peli es un joya en sí misma y en las interpretaciones de muchos de sus actores. No sé por qué pero siempre me recordó la historia de La Bella y la Bestia.
Para mi la mejor escena es cuando el poli bestia está en el bar y entra Kim Basinger a comprar bebidas, la sigue hasta el coche y ve a la otra chica dentro con la nariz vendada. Esa escena me pareció muy buena, y no sé por qué. Quizás por el aire de perro apaleado que intenta defender a otro que cree en caso similar, pero me encanta.
La Dalia Negra me gustó también, pero no tiene el aire glamuroso por decirlo de alguna manera, de L.A. Confidencial. La Dalia es mucho más sórdida.

Axa dijo...

Precisamente, esa también es mi escena favorita de la película. Viendo esa escena -junto a la del principio -sabes que el personaje de Russel Crowe sufrió de cerca la violencia doméstica, tal y como le relata a Basinger mas adelante en una conversación en la cama. Es, claramente, lo que tu dices, un perro apaleado que acude en ayuda de otro.
También me gustó La Dalia Negra.