LA HEROINA QUE ESTÁ DISPUESTA A LUCHAR POR EL CINE QUE LE GUSTA CAIGA QUIÉN CAIGA

lunes, 29 de agosto de 2016

Ha muerto Gene Wilder

Jerome Silberman, más conocido por el nombre artístico de Gene Wilder, ha fallecido hoy en su casa de Stanford (Connecticut), a la edad de 83 años a causa de complicaciones derivadas del Alzheimer. Su sobrino, Jordan Walker-Pearlman, ha sido el encargado de darlo a conocer a través de un comunicado. Wilder fue muy popular durante los años 60, 70 y 80 y un rostro muy conocido de la comedia americana.


Comenzó en el teatro y la Tv antes de debutar en el cine con Bonnie y Clyde (Arthur Penn, 1967). Aunque, la fama le llegó con su siguiente película, Los Productores (1967), donde trabajó por primera vez con Mel Brooks, con quién volvería a trabajar en Sillas de Montar Calientes (1974) y El Jovencito Frankenstein (1974) después de haber dado vida a Willy Wonka en Un Mundo de Fantasía (Mel Stuart, 1971) o haberse puesto a las órdenes de Woody Allen en Todo lo que usted siempre quiso saber sobre el sexo... pero nunca se atrevió a preguntar (1972).


En la exitosa El Expreso de Chicago (1976) formó por primera vez equipo con el director Arthur Hiller -también fallecido recientemente -y el cómico Richard Pryor -fallecido en 2005 -, con quienes volvería a trabajar en la divertidísima No me chilles, que no te veo (1989); aunque, con Pryor también trabajó en Locos de Remate (Sidney Poitier, 1980) y No me mientas... que te creo (Maurice Phillips, 1991). Además, de actor, fue también director con El Hermano más listo de Sherlock Holmes (1975), El Mejor Amante del Mundo (1977), un segmento de Los Seductores (1980) o Terrorífica Luna de Miel (1986); aunque, su título más conocido y éxito más grande fue La Mujer de Rojo (1984).


A partir de los años 90 fue retirándose de la interpretación y se dedicó a escribir, publicando sus memorias y varios cuentos y novelas. De nuevo, el mundo del cine ha sufrido una gran pérdida. Alguien que dejó una profunda huella, tanto en la comedia como en el cine en general. Sin duda, su hueco es otro de los que será difícil de llenar. Aquí os dejo esta gran escena como tributo:





DESCANSE EN PAZ