LA HEROINA QUE ESTÁ DISPUESTA A LUCHAR POR EL CINE QUE LE GUSTA CAIGA QUIÉN CAIGA

lunes, 31 de agosto de 2015

Ha muerto Wes Craven

Wesley Earl Craven, más conocido como Wes Craven, ha fallecido en su casa de Los Angeles a los 76 años de edad, víctima de un cáncer cerebral contra el que llevaba años luchando. Nacido y criado en una familia ultrareligiosa donde hasta tenía prohibido ver la Tv, Craven se licenció en Filología Inglesa y Psicología e hizo un máster en Filosofía y Escritura, llegando a dar clases en la Universidad de Clarkson. Pero lo dejó todo y, tras trabajar un tiempo como taxista, se metió en el mundo del cine donde comenzó como editor de sonido antes de convertirse en director. Se especializó en el cine de terror y es autor de tres títulos emblemáticos que llegaron a revolucionar el género en los años 70, 80 y 90, respectivamente.


El primero de estos es su ópera prima, La Última Casa a la Izquierda (1972), una especie de remake de El Manantial y la Doncella (Ingmar Bergman, 1960) que, si bien no fue la que creó el subgénero de la sexplotation, si fue la que lo impulsó y fue en parte responsable de que este hiciera furor en los años 70. El segundo es una película que es ya todo un clásico, Pesadilla en Elm Street (1984), con la que creó a uno de los personajes más icónicos del cine de terror, tanto del terror de los 80, como del cine de terror en general: Freddy Krueger. Y el tercero es Scream (1996), película con la que, además de realzar su carrera tras varios fracasos, revolucionó el subgénero de los slashers y generó una gran cantidad de imitadoras, llegando a crear su propio subgénero, dentro de ese subgénero.


Otras películas famosas suyas son Las Colinas tienen Ojos (1977), Bendición Mortal (1981), Invitación al Infierno (1984), Amiga Mortal (1986), La Serpiente y el Arco Iris (1988), Shocker (1989), El Sótano del Miedo (1991), Música del Corazón (1999) o Vuelo Nocturno (2005); sin contar las secuelas de Scream, siendo Scream 4 (2011), su última película. Desgraciadamente, también tiene algunos bodrios en su carrera, como La Cosa del Pantano (1982), La Nueva Pesadilla (1994) -un desastroso intento de resucitar, y dar una vuelta de tuerca, a la saga de Freddy Krueger -, Un Vampiro suelto el Brooklyn (1995), Cursed (2004) o Almas Condenadas (2010). Uno de sus trabajos más recientes fue como productor ejecutivo en la serie de Tv de Scream.


De nuevo, hemos sufrido una gran pérdida. Un nombre propio cuyo hueco dejado será imposible de rellenar. Alguien que en ningún momento hizo honor a su apellido -craven significa cobarde -y le hizo al séptimo arte una de sus mayores aportaciones. Como tributo, aquí os dejo una de las mejore escenas de su gran obra maestra:





DESCANSE EN PAZ