LA HEROINA QUE ESTÁ DISPUESTA A LUCHAR POR EL CINE QUE LE GUSTA CAIGA QUIÉN CAIGA

domingo, 3 de julio de 2016

Ha muerto Michael Cimino, un director que visitó el cielo y el infierno en vida

Thierry Fremaux, director del Festival de Cannes, ha informado a ravés de Twitter que el cineasta y escritor Michael Cimino ha fallecido a los 77 años de edad. Cimino es recordado, principalmente, por dos películas; una que lo llevó a lo más alto y otra le hizo descender a los infiernos. Creo que ya sabréis de que películas estoy hablando.


Cimino había escrito los guiones de Naves Misteriosas (Douglas Trumbull, 1972) y Harry el Fuerte (Ted Post, 1973) antes de debutar en la dirección con Un Botín de 500.000 dólares (1974), película protagonizada y producida por Clint Eastwood; quién estuvo cerca de dirigirla también mientras Cimino solo se hubiera encargado del guión. El éxito de esta película le permitió realizar la que, sin duda, es su gran obra maestra, El Cazador (1978), película sobre la guerra de Vietnam que fue un enorme éxito de público y crítica, ganó cinco oscars -incluyendo mejor película, director y actor de reparto para Christopher Walken -y es considerada una de las mejores películas de la historia del cine.


Cimino llegó a lo más alto con esta película, lo que hizo que, para su siguiente película, La Puerta del Cielo (1980), contará con una libertad total y un presupuesto ilimitado. Desgraciadamente, la película, un western cuya duración original era de 325 minutos -luego su duración fue cortada varias veces -, se estrelló en todo el mundo y fue un desastre económico que afectó muy negativamente a su carrera, provocó que United Artist, el estudio que había confiado en él, acabara en bancarrota y fuese absorbido por MGM y, lo que es peor, terminó con lo que se conocía como el Nuevo Hollywood, una época -los años 70 -en la que los directores tenían el principal control de sus películas.


A pesar de este desastre, Paramount Pictures confió en él para dirigir la película musical Footloose (1984). Sin embargo, tras cuatro meses trabajando en ella, sus extravagantes demandas hicieron que el estudio temiera que Cimino no hubiera aprendido la lección y el proyecto terminase como La Puerta del Cielo, así que fue despedido y la película la terminó dirigiendo Herbert Ross. Después de esto, Cimino solo dirigió las películas Manhattan Sur (1985), El Siciliano (1987), 37 Horas Desesperadas (1990) y Sunchaser (1996) antes de retirarse del cine y dedicarse a la literatura; aunque, llegó a dirigir un fragmento del film colectivo Chacun son cinéma ou Ce petit coup au coeur quand la lumière s'éteint et que le film commence (2007), que es su último trabajo como director.


El mundo del cine ha sufrido una gran pérdida. Se nos ha ido un cineasta que llegó a poner patas arriaba la industria de Hollywood y nos ha dejado un gran título para el recuerdo. Pero también, nos ha dejado una imagen a la que tener como ejemplo, ya que nos muestra muy bien la cara del éxito y el fracaso y de los efectos que pueden tener los errores que cometen tanto los cineastas como los grandes estudios. Una imagen que será imposible de borrar y un hueco que va a ser imposible de llenar. Como tributo, aquí os dejo una de las más memorables escenas de su gran obra maestra:





DESCANSE EN PAZ